¿Llorar sobre la leche derramada? O actuar racionalmente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.