Euskal Herria: El Colectivo de Presos anuncia que incidirá en el nuevo escenario

El Colectivo de Presos Políticos Vascos (EPPK) ha explicitado en un comunicado su voluntad de «incidir» en el «camino político» abierto por la iniciativa de la izquierda abertzale. Anuncia que mostrará su punto de vista, tomará iniciativas y potenciará las relaciones con otros agentes. Insta a Madrid y París a implicarse también y abandonar los nuevos intentos de chantajear a los presos y «exhibirlos como trofeo de safari».

En la plaza de la Virgen Blanca de Gasteiz, ayuno y concentración durante todo el día en solidaridad con la lucha del Colectivo de Presos Políticos Vascos.

Euskal Preso Politikoen Kolektiboa (EPPK) ha remitido a Gara un comunicado en el que reflexiona sobre el año que está a punto de concluir y que comenzó con una dinámica de protesta contra la política carcelaria. Tras destacar la iniciativa política tomada por la izquierda abertzale y denunciar el renovado intento de los estados por crear divisiones entre los presos, el Colectivo anuncia su voluntad de influir en la actual situación a través de acciones políticas.

Según aclara, a día de hoy la labor principal de EPPK es la de «activar su carácter de agente político e incidir. Habrá iniciativas -precisa-; mostrando nuestro propio punto de vista, poniendo sobre la mesa aportaciones… Sin ninguna duda, tenemos que fortalecer las relaciones entre los agentes».

«El nuevo camino»

En esta línea, EPPK aboga por un «compromiso sincero y práctico entre todos» que posibilite «dar una velocidad adecuada al proceso que necesita Euskal Herria. Y es ahí precisamente donde prevemos el regreso a casa de todos los represaliados», añade.

Antes de llegar a ese punto, EPPK destaca que la iniciativa política de la izquierda abertzale ha tenido como consecuencia el fortalecimiento de «la confianza en nuestra lucha». Cita que la apuesta por el proceso democrático se adoptó tras «reflexiones profundas, extensos debates y decisiones políticas», y apunta que el nuevo camino emprendido «debe llevarnos a la solución democrática definitiva: es decir, el reconocimiento de Euskal Herria, la aceptación del derecho a decidir sobre su futuro y el respeto a esa decisión».

«Por encima de la cruel política que busca nuestro aislamiento político, EPPK se implicará en ese nuevo recorrido político; incidiremos en él, cómo no», dice el comunicado. Los presos indican que deben conseguirse condiciones democráticas mínimas que incluyan el fin de los ataques del Estado a los presos y el reconocimiento de su esencia política. «En este camino, son urgentes la excarcelación de quienes sufren enfermedades graves y los que han cumplido la condena, acabar con el aislamiento y ser reagrupados en Euskal Herria, dueños de nuestros derechos», detalla EPPK.

Tras recordar que «llevamos décadas en esta trinchera como militantes políticos», constatan que los estados español y francés «no nos darán nada por voluntad propia y gratis», por lo que animan a unir fuerzas para lograr un marco democrático: «Tendemos la mano a los ciudadanos vascos que son activos directos y a todos los agentes, sobre todo al colectivo de exiliados políticos al que sentimos muy cerca». Y muestra su ilusión de cara a la movilización del 8 de enero en Bilbo: «Ahí nos tendréis (…) Activemos las fuerzas acumuladas. Euskal Herria tiene sólo una solución política y democrática: la amnistía y la autodeterminación».

«A la puerta de las celdas»

En el comunicado, EPPK informa de otra cuestión que ha alcanzado bastante eco en los medios de difusión en los últimos tiempos. «Con frecuencia tenemos a los representantes del Gobierno al lado de las puertas de estas celdas en que nos tienen presos, haciendo tal o cual propuesta u oferta, además de chantajes y amenazas. Andan llamando a la puerta, preso a preso, ofreciendo beneficios penitenciarios y opciones de salir a la calle si se firma tal o cual texto». Concreta que «nos ofrecen opciones de salir de la cárcel y de aliviar nuestro modo de vida a cambio de dejar EPPK, dar paso al arrepentimiento político y dejarles exhibirnos como trofeos conseguidos en un safari. Para quienes mantenemos nuestros principios y dignidad y no aceptamos ese camino, en cambio, el empeoramiento de las condiciones es automático».

El Colectivo de Presos Políticos recuerda que éste «no es un juego nuevo, sino tan viejo como la existencia de EPPK», pero constata que se ha endurecido en los últimos meses. Al respecto, remarca que «la cohesión y el compromiso político con nuestro pueblo son nuestras herramientas más poderosas y lo seguirán siendo. Ésta es la aportación sincera, humana y política, que hacemos al camino hacia la amnistía y la autodeterminación». Y en consecuencia con todo ello, reclaman a los mandatarios de París y Madrid que apuesten también por el proceso democrático y abandonen estas maniobras.

El comunicado se inicia con una mención a la protesta realizada por EPPK durante 2010 y con un recuerdo emotivo para Jon Anza, «secuestrado incluso después de muerto».

Fuente: Gara

Tags:

Deje una respuesta